Aprobado el proyecto y publicada la licitación de las obras de recuperación de Santa Cruz de la Zarza

El Diario Palentino publica un buen resumen de la obra a ejecutar:

“Diario Palentino. (27 de octubre de 2020). Más de 300.000€ para Santa Cruz de la Zarza. Recuperado de https://www.diariopalentino.es/noticia/ZFFC12AC8-09D3-55D0-B14D02666918F701/Mas-de-300000-para-Santa-Cruz-de-la-Zarza

La Consejería de Cultura y Turismo de la Junta licita en 319.084,49 euros las obras de conservación de cubiertas y mejora en los restos del claustro del monasterio de Santa Cruz de la Zarza en Ribas de Campos, cuyo plazo de ejecución será de ocho meses. El objetivo principal de la intervención es la recuperación de las condiciones de estanqueidad del conjunto, y la puesta en valor de las pandas occidental y norte del claustro, así como su adecuación para las visitas.
La intervención,  según  se explica en el proyecto que firman Florentino Diez e Ignacio Vela (Además Proyectos), afecta a cubiertas  -se efectuará la sustitución completa de la cobertura-; antiguo claustro, en el que se pondrán en valor los restos arqueológicos y se recuperarán los niveles de circulación de las pandas este y norte; rincón del claustro, donde se llevará a cabo la reconstrucción por anastilosis de su antigua bóveda, hoy arruinada; y, por último,  se dotará a todos los huecos del edificio de cerramientos de protección antivandálica y antiaves.
En lo que se refiere a la actuación en la cubierta,  supone la sustitución total de la cobertura y abarca unos 723 metros cuadrados, superficie que incluye el templo (nave principal, nave del Evangelio, crucero y cabecera), la sacristía y la sala capitular. De esta actuación queda excluida únicamente la torre, cuya cubierta se sustituyó en 2017. Se trata de recuperar la estanquidad de la cubierta, que actualmente cuenta con una cobertura inservible, según recoge el proyecto.
Las actuaciones que se contemplan en el claustro afectan a una banda adyacente a la sala capitular, la sacristía y el muro sur de la iglesia, con una superficie de actuación que se corresponde con la de la excavación arqueológica realizada en el verano de 2019, unos 86 metros cuadrados. Se trata de la zona correspondiente a lo que fueron galerías este y norte del antiguo claustro. La actuación consiste en recuperar los restos arqueológicos y los niveles de circulación de las pandas norte y este.
En cuanto al rincón del claustro   que comprende el proyecto,  ocupa una superficie en planta de unos 19 metros cuadrados, en el encuentro entre la panda este y norte del claustro. Con la excavación arqueológica se recuperó  un buen número de piezas originales de las que conformaron la bóveda y se ha desenterrado la portada que da paso a la iglesia. Se emplearán los restos arqueológicos, actualmente recogidos en el templo, para reconstruir la bóveda del rincón del claustro y de este modo proteger la portada situada entre la iglesia y el claustro.
Respecto a los huecos -puertas, ventanas y ventanales-  se encuentran en los cerramientos de las distintas partes del edificio. Se trata de evitar controlar el acceso al edificio y evitar la entrada de aves y otros animales, así como recuperar la funcionalidad de las puertas actuales y dignificar los cierres de las portada históricas (claustro, sacristía y nave). 
En el capítulo de las cubiertas, según recoge el proyecto se acometerá  una ligera modificación de la configuración geométrica de los faldones de cubierta en su encuentro con la torre para posibilitar la evacuación efectiva de las aguas.
Las actuaciones proyectadas  en el claustro buscan la puesta en valor de unos restos  cuyos vestigios documentó la intervención arqueológica llevada a cabo en 1996 y que salieron a la luz con la excavación del verano de 2019.  Así, se  recuperarán  los niveles de circulación de las antiguas pandas, lo que permitirá la visión en proximidad de la portada desenterrada al tiempo que se delimita un ámbito cerrado de la panda este, vinculado con acceso al interior del inmueble. La propuesta confina este espacio junto a la sacristía y la sala capitular mediante celosías metálicas, incorporando este ámbito al itinerario interior de la visita al monasterio. Estos elementos metálicos presentan direccionalidad lo que permite limitar la visión de las cercanas edificaciones de la explotación agropecuaria desde el interior de la sala capitular y sin embargo permiten la vista de la interesante fachada de la sala capitular desde el exterior, concretamente desde el ámbito de acceso a la iglesia. También se dispone una celosía para impedir el acceso a la panda este desde el rincón del claustro. Este elemento dispone de una parte practicable para facilitar el mantenimiento y limpieza de este ámbito.
Como actuación complementaria a las reseñadas se devolverán a su posición original los capiteles y los fustes de la sala capitular que fueron robados, y posteriormente recuperados, hace unos años, y que se encuentran en depósito en el Museo Diocesano de Palencia